Karma Sangha es el programa de servicio de YogaStudio Colombia, fundado por Cristina Perez y Dora Moreinis en el 2018.

 1 y Karma = servicio, acción desinteresada
Sangha = comunidad que comparte un mismo propósito espiritual

El objetivo central del programa es el de unir a yogis y demás personas que en su corazón desean hacer servicio voluntario constante con fundaciones o causas que necesiten entrega de tiempo y atención.

Trabajamos apoyando tres fundaciones en Bogotá:
· Hogar Nueva Granada
· Casa de la Madre y el Niño 1 y 2
· Fundación Arte Urbano
Actualmente estamos enviando fondos a comunidades indígenas necesitadas a causa de las circunstancias.

Contamos con un grupo de más de 40 de voluntarios, entre los cuales se encuentran profesores del Studio, alumnos que están en su formación de yoga y comunidad en general.

Nuestra filosofía
reconocer las cualidades que cada uno de nosotros tiene y entregarlas de manera desinteresada para hacer del servicio una práctica constante.

Nuestra visión
Cada yogi de nuestra comunidad sepa, reconozca y actúe como el agente de cambio que es, para que más personas tengan acceso a las herramientas del yoga y los beneficios que aporta.

Nuestra misión
Crear el vínculo entre yoguis (o personas que compartan nuestra filosofía) y personas o fundaciones que necesiten apoyo, en forma de tiempo o aporte monetario.

¿Cuál ha sido nuestro impacto hasta el momento?

Clases dictadas

personas impactadas

fondos enviados

¿Cómo lo hacemos?

Damos clases gratuitas presenciales en las fundaciones Recogemos fondos a traves clases de yoga en línea Compartimos diferentes actividades con población vulnerable Apoyo a la comunidad con servicios para niños y adultos.

¿Cómo benefiarte?

¿Quieres participar como voluntario?

Únete a nuestra causa enviandonos un mail aquí [email protected]

¿Quiénes Somos?

Cristina Pérez

Creo que el servicio es fundamental para una comunidad armoniosa, ahí comienza el intercambio, nos hace mejores personas y más felices. Estamos aquí para servir un propósito único pero como integrantes de una sociedad tenemos uno común y ese se logra con actos desinteresadas o sin propósito individual. Todos podemos crear acciones que aportan mucho y esa energía se reproduce.
Desde pequeña me ha encantado hacer trabajo voluntario. Pintando y arreglando casas en Osma. Visitando las casas de adultos mayores con las Girl Scouts. Dando clases de matemáticas e inglés a niños y adultos en Petare con Fe y Alegría. Coordinando actividades de recaudación de fondos con La Fuerza Joven, que buscaba empoderar a líderes locales de las comunidades y Alimenta Venezuela de la de LATAM Freedom and Development. Dando clases de yoga en Bogotá con Karma Sangha y ahora en Yucatán. Y seguir creando y haciendo crecer esta comunidad.
Siento cómo al conocer y entender historias diferentes a la mía, ocurre en mí un cambio de conciencia, parecido a ese click o apertura que pasa al meditar. Por un instante uno entiende todo.
Al final todos somos parte de lo mismo, todos buscamos realizarnos.
Jugar, dar una clase, escuchar, estar, saber que hay un apoyo… eso puede ser todo lo que necesita alguien en un momento difícil. Y resulta importante y beneficioso para ambas partes.

Dora Moreinis

Desde que tengo memoria me he inclinado al servicio y a conocer otras realidades además de la mía propia. He asumido en mi vida una postura de entrega y responsabilidad ante los privilegios que me ha dado el Universo. Busco formas de entregar y potencializar el impacto de mis actos. Empecé produciendo mezclas de especies donde todo el ingreso se iba a mujeres cabeza de familias, desde ahí una tras otra, han sido decenas de causas apoyadas tanto monetariamente como con mi tiempo y mis manos. Construí casas para “Un Techo por mi Pais”, trabajé como voluntaria en la “Fundación Menorah”, di clases de yoga a niñas de la calle abusadas y recogidas, entre otras, actualmente apoyo al “hogar Nueva Granada” y su programa de becas, además de co-liderar el grupo de voluntarios de Karma Sangha.

Lina Luna Martelo

Soy comunicadora de profesión, pero de corazón siempre he sido yogi. Es por esto que aunque trabajé muchos años en el mundo corporativo, siempre me incliné por la responsabilidad social, y entiendo esto desde una postura personal, buscando qué podía hacer como individuo día a día para ser más responsables con nuestra sociedad y cómo puedo yo contribuir a construir un mejor país. En voluntariado he tenido la oportunidad de construir casas con “Un Techo para Mi País”, de dar clases sobre el cuidado del medio ambiente con “Colombia Emprendedora”, de participar en jornadas de limpieza de ríos, mares y quebradas tanto en Bogotá cómo en Leticia, de sembrar árboles y ayudar a comunidades menos favorecidas entre otros. Desde que empecé mi formación de yoga en Yoga Studio, me vinculé al proyecto de Karma Sangha y ahora tengo el privilegio de colaborar con este proyecto desde adentro, viendo cómo va creciendo, cómo se suma gente y viendo los beneficios que ha traído a las comunidades que hemos podido impactar.

María José Bermúdez

Siempre he creído que nuestros propósitos como seres humanos en la vida son el Servicio y la Felicidad, o si se quiere, el Servicio como medio para generar y lograr Felicidad. He realizado diferentes tipos de voluntariado en ciudad y en campo, donando tiempo, conocimiento, experiencias y también gestionando fondos. Pero sobretodo aprendiendo. Una experiencia a destacar sería mi participación en la Fundación Entropika en Leticia, Amazonas trabajando en temas de conservación de medio ambiente por medio de la participación local de las comunidades indígenas involucradas.. Inicié haciendo un año de voluntariado activo en campo y hoy, 9 años después sigo siendo parte de la Fundación como Miembro Asociado. Ahora, sueño con que a través de Karma Sangha podamos apoyar no sólo a beneficiarios, sino a extender ese espíritu de servicio y el concepto de ‘trueque’ que tanto valoro.

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea