Benessere

Del italiano “Condición de prosperidad garantizada por un excelente nivel de vida”

Acerca del Amor como camino Real al “Benessere”

“Tu tarea no esta en buscar el amor,

sino buscar y encontrar dentro de ti

las barreras que has construido contra el” –Rumi

 Trece semanas de aislamiento han pasado, y aparte de tres salidas a visitar familia cercana, he estado en casa, como dice el poema, encontrando las barreras internas que he construido contra el Amor como mi camino hacia el estar bien. Me refiero al Amor así con A mayúscula, pues el amor del que hablo es el amor como fuerza cohesiva del universo y todo lo que en el habita, el Amor como inspiración, el Amor como recurso infinito al alcance de todos.

La pregunta que surge entonces, es por donde empezar esa búsqueda y que significa en la vida práctica, como se ve eso de buscar el Amor. O por lo menos como lo he vivido yo desde mi experiencia personal que en forma de relato les comparto aquí.

Mi historia inicia muchos años atrás, cuando seguía un camino de vida por defecto, tomando decisiones desde la mente, lejos de mi esencia, o mas bien desconectada del desarrollo de mi máximo potencial y en ultimas de mi bienestar. En mi visión y perspectiva de esto es de lo que se trata la vida: descubrir eso que nos mueve y nos apasiona y a lo que queremos dedicar nuestro tiempo, energía y fuerza creativa para gozarnos la vida como se merece.

Sincrónicamente, por esos tiempos llegue a la que fue mi primer clase de lenguaje del cuerpo en un gimnasio al que iba todas las semanas, siempre he sido enérgica y muy activa físicamente. La clase en realidad involucraba en su mayoría diferentes movimientos de yoga, que me engancharon inmediatamente. Ese fue mi primer paso, la puerta de entrada a este mundo de la practica de las posturas de yoga, en donde al trabajar el cuerpo físico, sin darme cuenta, todo dentro de mi se empezó a mover. ¿A que me refiero con todo? Es difícil de poner en palabras lo que sentí, lo que puedo decirles para hacerme entender es que antes del yoga mi personalidad era introvertida, no era capaz de expresar mis sentimientos y mucho menos mis opiniones. Me di cuenta, años después, que el motivo de esto, es porque poseo una gran sensibilidad y profunda empatía que me permite sentir la energía del otro hasta el punto de no saber donde acaba la mía y donde inicia la del entorno. Conocerme mejor y fortalecer mi sistema, me libero de estigmas y etiquetas al punto que hoy estoy aquí sentada contándoles mi historia abiertamente. Esa es la magia de esta practica, la haces y consciente o inconscientemente te transforma por dentro y por fuera, te ordena y te entrega herramientas para construir tu vida.

Volviendo a la historia, mi pasión por el movimiento mas mi intensidad característica, tomaron las riendas. Desde el primer día que practique yoga, hace 18 años, no han pasado mas de un par de días sin hacerlo. Años por los cuales mi curiosidad aumentó y mis ganas de estudiar estuvieron siempre presentes. La meditación fue lo siguiente en lo que me involucre, pasando por estudios extensos de filosofías orientales, aprendí de diferentes maestros y escuelas los alcances de esta poderosa herramienta de vida. También me adentre en el estudio del cuerpo físico, su anatomía, y en la energética y la conexión entre ambas. Ahí fue donde llegue a Carl Jung, reconocido psicólogo y psiquiatra Suizo. A través de el llegue a la forma en que los cuerpos físico, energético y mental están interconectados, la que es hoy en día mi gran pasión: despertar el Ser a través del yoga, la somática, la psicología y la naturaleza.

Toda esta historia para que me entiendan, me conozcan un poco y sepan de donde vengo y por que les comparto esto que estoy escribiendo aquí. Para todos es claro que esta pandemia esta sacando lo mejor y lo peor en cada uno. Que nos esta enfrentando y confrontando con la vida como la conocíamos antes. Como ahora, sin nuestra opinión, nos esta transformando (como el yoga) por fuera como seres materiales y por dentro como seres espirituales.

La forma para estar bien (y ojo, no creo en las verdades absolutas) yace en el entendimiento que somos seres espirituales y que es por ahí que encontramos la felicidad y libertad que tanto buscamos en el plano material. Esta en descifrar la fuerza que mencione al principio, ¿se acuerdan?  Si la fuerza del Amor, esa… Palabra muy repetida y pocas veces realmente entendida.

Lo interesante aquí, es que al estar aislados del mundo externo, el descubrimiento interno es casi inevitable, y aun manteniendo una vida activa y rutinaria, el hecho de estar separados del mundo físicamente, nos lleva, queriéndolo o no, a estar mas con nosotros mismos. A estar con esa vocecita interna incansable que nos acompaña y ojala con la voz mas profunda, gruesa y sincera, que nos guía y nos dice las grandes verdades que guardamos en nuestro interior. Reconocer esta voz, queridos, es saber que somos seres interconectados, llenos de sabiduría y sobretodo plenos de Amor.

Cada mañana que despierto, me tomo unos minutos antes de abrir los ojos, reviso los sueños que aun quedan en mi consciencia, agradezco por el día que inicia y luego me tomo unos momentos para observar la mañana, el clima, mi energía. No hay nada que odie mas que el sonido del despertador que interrumpe estos momento preciosos de la mañana, ¡por favor no usen uno!

Después de pasar por el baño y darle atún a mi gato, elijo entre mis cosas preferidas para hacer temprano: meditar o escribir, hacer una buena practica de posturas, cuidar mi jardín y en todos los casos, asegurarme de no tocar mi celular mínimo en esa primera hora después de despertar.

Acerca de la meditación, me preguntan mucho ¿como hacerlo? y ¿donde aprender? Lo que les invito aquí, es a probarlo sin tantas complejidades, sentarse cómodamente con la espalda erguida y la atención en todo lo que surge al cerrar los ojos es meditar. Unos minutos de dedicarse a escuchar lo que se lleva por dentro hace mas efecto de lo que se puede imaginar. Lo importante es tener en cuenta que la constancia por un largo periodo de tiempo, entregara regalos,  sorprenderá con revelaciones y será una verdadera amiga en el proceso de viajar desde la mente hacia el corazón en busca del Amor. El camino mas largo e interesante que recorreremos en nuestras vidas.

Cuando mi energía esta mas introspectiva, opto por escribir por algunos minutos en silencio mientras me tomo una taza con agua tibia y medio limón exprimido. Los minutos de la mañana son tierra fértil para la creatividad, inspiración y la toma de decisiones. Sin embargo, por lo general me dan muchas ganas de estirarme, sudar y conectar con mi cuerpo físico. Pongo música deliciosa y entro en mi espacio favorito: el del movimiento, el de encender esta maquina que llamamos cuerpo y el que nos permite a todos sentirnos vivos, aliviar cualquier malestar físico y/o emocional, y que además pone a nuestro cerebro a segregar endorfinas (hormonas neurotransmisoras encargadas de hacernos sentir bien y que alivian todo dolor. El cuerpo las genera cuando hacemos ejercicio, tenemos un orgasmo o comemos chocolate, entre otras).

¿Por qué es tan sanador el movimiento del cuerpo físico? Lo que han estudiado psicólogos y científicos es, como les decía antes, que el cuerpo físico responde a nuestros estados mentales y emocionales y viceversa. En estos momentos, donde nos abruma la quietud y el aislamiento, y en el que además la incertidumbre de no saber para donde vamos o si quiera hasta cuando debemos mantenernos a distancia es la conversación continua, el movimiento se convierte en el remedio mas efectivo e inmediato que tenemos a nuestro alcance. Esta comprobado que el movimiento es efectivo para calmar la ansiedad, aliviar el estrés y entender que no estamos en control de la situación externa que vivimos.

Lo que si podemos escoger, en las palabras de Víctor Frankl, es: “La ultima de las libertades humanas es elegir nuestra propia actitud ante cualquier circunstancia”. Este grande de la psicología lo dijo después de vivir en carne propia el Holocausto de la Segunda Guerra Mundial, una de las peores circunstancias que un ser humano ha experimentado. Me atrevo a proponer entonces, que somos todos capaces de lograr un estado ecuánime ante esta situación, y que teniendo además los recursos informativos y el tiempo a nuestro alcance,  podemos hacer de esta pandemia algo bueno, a lo mejor diferente a lo pensado y planeado,  y si lo queremos, podría ser la oportunidad que siempre hemos soñado de transformar nuestra vida.

Tu actitud será la mejor aliada, y como hay días buenos y otros no tan, para eso existen las herramientas de introspección que les he mencionado. Por eso su importancia, por que somos seres humanos con patrones mentales complejos, como nunca antes se había visto en la historia humana. De hecho muchos hablan insistiendo en que la verdadera pandemia esta en la enfermedad mental que ha causado el aislamiento de la población. Somos seres sociales, el afecto, la comunicación, y el contacto físico, desatan respuestas de nuestro cerebro que segregan las anteriormente mencionadas endorfinas o hormonas de la felicidad.

Para contrarrestar esta inevitable situación, encontré una simpática y profunda relación con unas habitantes de mi casa que antes no estaban tan presentes en mis largos días de trabajo y vida social pre cuarentena: las plantas.  Una amiga querida que las viene estudiando hace años dice que uno se relaciona con las personas de la misma manera que se relaciona con sus plantas. Desde que la oí conecte con el concepto, dedico un espacio todos mis días a cuidarlas, el caballero de la noche quiere agua todos los días, vive con sed, tengo amigas y colaboradores con lo que como el me mantengo siempre conectada. Las lavandas son agradecidas con lo que les de, como las buenas amigas que siempre están ahí sin importar cuanto tiempo se les dedique. Un arbolito que me regalaron llama la atención de las abejas con sus flores de olor a miel, ¿saben esas personas a las que todos se les arriman? Mi huerta de hierbas aromáticas requiere mucha atención para evitar plagas indeseadas, las cuido como a mi familia, en todo momento. Con la albahaca no he podido, ni adentro, ni afuera se me da, así como con ciertas personas que para que mencionar. Los romeros son muy simpáticos y crecen delicioso, ellos, dicen las que saben, protegen de malas energías y son una planta que toda mujer debe tener en su hogar. Por ultimo siempre tengo flores frescas alrededor, me dejan sorpresas, amor y belleza, y cuando ya no están tan frescas recojo sus pétalos y los dejo secando para usar después como decoración de mis envíos o para consentirme con un baño de agua tibia y esencias florales.

Así es queridos que la vida continúa, recordándonos que no somos los dj’s en esta fiesta, estamos en este planeta Tierra como invitados a bailar con quien nos provoque o solos, la canción que queramos, el ritmo que nos encienda. Las posibilidades son muchas, la elección es intima, mi propuesta: dejémonos de tanta quejadera y pongámonos a hacer eso que siempre hemos querido, retomemos los proyectos y sueños olvidados, reinventémonos, así suene cliché, los tiempos cambiaran y me conmueve pensar que un día añoraremos el espacio que nos están regalando hoy. Mi deseo para todos los que llegaron hasta acá: que tengamos siempre amigos alrededor que nos recuerden en esos momentos duros que, como dice Celia Cruz: “La vida es un carnaval”.

 

Por Dora Moreinis

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea